jueves, 31 de mayo de 2007

Zapatero, Sarkozy, Balkenende: la solución se llama Constitución Europea

El Primer Ministro holandés ha estado en Madrid ayer. Se reunió con el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Hoy le toca el turno al nuevo Jefe de Estado francés, Nicolás Sarkozy.

Ambos vienen a discutir de cómo salir de la crisis constitucional europea desde dos países del NO al primer país del SÍ (con referéndum incluido).

Creo que la solución a esa crisis constitucional se llama, ¡mira por dónde!, CONSTITUCIÓN EUROPEA.

Por eso me pareció profundamente desafortunado que alguien hablara ayer de que el camino correcto sería "desconstitucionalizar" la UE (ya sabeis: el desconstitucionalizador que la desconstitucionalice MAL constitucionalizador será).

Claro que habrá que ser flexibles y pragmáticos, pero no ingenuos: un nuevo remiendo en el edificio europeo no serviría para afrontar el futuro con garantías de éxito; al contrario, nos embarullaría en manejos incomprensibles para la ciudadanía y poco eficaces en la vida cotidiana.

Mañana llega a los quioscos el número 151 de la revista TEMAS, en el que publico un artículo sobre la crisis y sus soluciones titulado "Ahora que hablamos del futuro de Europa". Mañana os lo ofreceré en este blog.

Una cosa más: es bonito el nombre Unión Mediterránea para la propuesta de Sarkozy respecto a esa región, pero más bonito es seguir profundizando el Proceso euromediterráneo de Barcelona, que ha sido un éxito.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Francia ha sido el principal impulsor de esta realidad contemporánea en las relaciones internacionales, que es la Unión Europea. Pero no olvidemos el norte. El norte, lógico y metodológico, de este proceso se encuentra en el gran arcano de las elaboraciones de "Publius el Federalista", germen de la Unión norteamericana, que supongo conerás.

Siempre me asaltado la duda de si el hecho de que la sede de la Embajada de USA en Madrid linde, pared con pared, con la sede de la Representación en España de la Unión Europea, es una mera casualidad o posee toda su intencionalidad.

Podemos profundizar más si lo deseas. José María Blázquez.

Cientificoloco88 dijo...

Yo también creo que la solución a la crisis de la Unión Europea esta en la Constitución.
Me da a mi la impresión(y corrígeme si estoy equivocado) de que la intención de Alemania, Reino Unido y Francia de volver a revivir el eje Londres-Berlín-París no es precisamente la mejor. Al final van a terminar decidiendo (como tantas veces ha pasado) el destino de la constitución. En la Unión Europea somos 27 países y las decisiones no las pueden tomar sólo los tres más poderosos. Con eso van a conseguir crear un tratado a la medida de esos tres países pero que puede ser fácilmente rechazado por alguno de los 24 países restantes.